facebook_pixel

Como Decirle ADIÓS A Un Cliente

Decirle ADIÓS a un cliente no es otra cosa que despedirlo. En ocasiones esta es una de las mejores cosas puedes hacer por tu negocio. No me mal interpretes; no es algo que me encanta hacer, pero en algunas ocasiones es necesario.

Imagino que te debes estar preguntando: ¿Por qué rayos voy a querer despedir un cliente?

Estoy consciente que para que tu negocio funcione necesitas clientes, pero en el tiempo que llevo con mi negocio he podido entender que no todos los clientes son iguales. Algunos en vez de ayudarte a crecer, dejarte ayudarlos con tu conocimiento y trabajar de la mano contigo, lo que hacen es convertirse en un gran dolor de cabeza y esto es muy peligroso para tu negocio y para ti.

Pasan de ser un cliente a ser un mal cliente y en muchas ocasiones un gran problema.

Pero, ¿Qué lo hace un mal cliente?

Un mal cliente es el que hace todo lo contrario a tu cliente ideal. La definición de mal cliente depende del negocio y de tus reglas, porque lo que es un mal cliente para mi, no necesariamente lo es para ti.

En mi experiencia un mal cliente es:

– El que no te deja hacer bien tu trabajo.

– El que no importa lo que hagas siempre tiene una critica negativa.

– El que no te respeta, es arrogante y sarcástico.

El que no se deja llevar por tus reglas.

– El que no te entrega la información que necesitas para hacer tu trabajo. (Esto en mi negocio es muy común).

El que te paga por X servicio y luego por el mismo precio quiere que le hagas Y, Z y U.

– El que no le importa lo bien que hagas el trabajo SIEMPRE encuentra un error.

He aprendido a no trabajar con un cliente solo por dinero. Es de suma importancia sentirme cómoda con el cliente y su negocio, porque de otra manera los resultados pueden que no sean los mejores. Cuando trabajas con un cliente que no te hace feliz el trabajo se convierte en una carga muy pesada y no darás lo mejor de ti. Si tú no das lo mejor de ti, ellos no reciben resultados. Es una situación donde nadie gana. Por eso es mejor despedirlo antes de entregar un mal trabajo y tu reputación se pueda ver afectada.

¿Cómo le dices ADIÓS a un cliente?

1. Contactalo Personalmente

La mejor manera de despedirlo es contactarlo a través de teléfono o personalmente (no tengas miedo) para decirle y explicarle que ya no trabajaras con el.

2. Explícale Que No Eres La Mejor Solución Para Su Negocio

Explícale que luego de un análisis has determinado que no eres la mejor solución para su negocio. No necesita saber que lo despides por ser insoportable y lo poco feliz que te hace sentir.

3. Brindale Una Solución

No lo dejes en el abandono debes ofrecerle una alternativa. Si deseas puedes referirlo a la competencia. ¡Je je je!

Puedes pensar que despedir un cliente no es un asunto fácil y tienes toda la razón, pero más difícil es tratar de trabajar un proyecto que no te guste o apasione. He tenido que decirle ADIÓS a varios clientes y siento una tranquilidad cuando quito esa carga de mi espalda. No estamos para despedir muchos clientes, por eso necesitamos entender que la clave para no tener que despedir un cliente es saber quién es ese cliente ideal con el que quieres trabajar.

Muchas veces trabajamos con cualquier cliente que llegue con dinero solicitando nuestros servicios y no hacemos un análisis para saber si es la persona correcta con la que puedes trabajar. Analiza si ese prospecto es con quien puedes trabajar y también si realmente puedes ayudar a su negocio. Yo trabajo con Social Media pero no le hago estrategias de mercadeo a TODO tipo de negocio, porque me enfoco en unas industrias especificas.

Trabajo con clientes que entiendo sus negocios, conozco sus clientes y se que puedo ayudarles con su mercadeo.

Pensamientos Finales:

Como empresarios es importante identificar con qué tipo de cliente queremos y podemos trabajar. Porque nuestros resultados dependen 100% del esfuerzo, energía y pasión que pongamos en el trabajo. Cuando las cosas se hacen a la fuerza, bajo presión, sin animo o solo por dinero los resultados suelen no ser los mejores.

Despide a los clientes con los que no puedas trabajar y enfoca tu energía y esfuerzo en conseguir a los que son tu cliente ideal. Porque tu crecimiento va a depender de los resultados que tengan los clientes.

Te puedo hablar sobre esto porque lo tuve que aprender a cantazos. En un principio comencé a trabajar con todas las personas que me llegaban con un cheque y pidiendo ayuda, esto en varias ocasiones resulto en perdida de tiempo porque no podía trabajar con ese cliente y no entendía su negocio. Si no entendía el negocio no podía ayudar a promocionarlo. Ahora tengo un avatar de cliente con el que trabajo y me enfoco mi mercadeo solo a el.

Te pregunto, ¿haz tenido que despedir un cliente?

Shares
Share This